Actualmente el Parque John F. Kennedy visualmente se aprecia en estado de abandono, en su mantenimiento y mobiliario, esto atrae a personas sin hogar a usar el quiosco como área de descanso, a botar basura y a no cuidar las instalaciones: alejando a usuarios que deseen hacer uso del parque y considerar el área insegura.